castellano català
IR A LA MEMORIA SOCIAL

2. CARTA DEL DIRECTOR GENERAL

Apreciados socios: 

2016 ha sido un año de incertidumbre y sorpresas en el entorno macroeconómico, político e internacional. La nueva presidencia de Estados Unidos, el Brexit o la crisis de los refugiados, que está afectando a miles de ciudadanos del mundo, han significado eventos que se corresponden con nuevos desafíos del orden internacional y de consecuencias inciertas. 

En el ámbito financiero, Estados Unidos ha iniciado la normalización de la política monetaria, al tiempo que en el contexto financiero se ha mantenido el impulso regulatorio, que también afecta a nuestro país, especialmente por la nueva regulación sobre provisiones por riesgo de crédito. Esta ha supuesto un enorme esfuerzo de adaptación que quedará amortizado por la entrada en vigor, el 1 de enero de 2018, de la IFRS9, norma que conlleva también un nuevo modelo de provisiones por riesgo de crédito.

Desde la óptica del negocio bancario, 2016 ha sido el primer ejercicio con tipos de interés negativos del euríbor –consecuencia de la agresiva política monetaria del Banco Central Europeo por la intervención masiva en los mercados de deuda– y ha supuesto un fenómeno inédito en la historia económica moderna, que ha llevado aparejada una notable distorsión en la fijación de precios del dinero y del riesgo. 

Esta política ha comportado, no obstante, una ligera recuperación de la actividad económica en la Unión Europea, mientras que en Estados Unidos la economía se ha mantenido sostenida. En el ámbito bursátil, a pesar del crecimiento económico, las incertidumbres políticas, especialmente en Europa, han evitado mayores revaloraciones de la bolsa en un ejercicio en el que la volatilidad ha registrado episodios muy significativos. 

En este entorno complejo e incierto, los retos de Caja de Ingenieros han sido preservar la estabilidad del negocio y buscar soluciones consistentes de inversión o financiación para los socios. 

2016 ha sido también un ejercicio de grandes esfuerzos para la Entidad que han permitido alcanzar unos resultados que, en línea con nuestra convicción por el crecimiento sostenible y prudente, se han situado en un beneficio neto de 12 millones de euros, lo que significa un aumento del 3,3% respecto al ejercicio anterior, alcanzando el volumen de negocio los 5,4 millones de euros con un crecimiento cercano al 10% respecto a 2015.

La tasa de morosidad de Caja de Ingenieros se ha mantenido en niveles moderados del 3,60%, mientras que la liquidez estructural ha alcanzado la cota histórica del 140%, cifra que permite al Grupo disponer de un muy amplio margen de actuación y seguridad.

La inversión crediticia reforzada por la actividad de Banca de Empresas, que ha aumentado un 45,2% respecto al ejercicio anterior, está situando a nuestra Entidad en una posición de liderazgo en el sector en cuanto a la financiación a la economía real, con un crecimiento del crédito (+7%), habiendo registrado el conjunto del sector una reducción superior al 3%.

Cabe señalar también que la gestión de inversiones ha situado a los fondos de inversión y planes de pensiones de Caja de Ingenieros en posiciones de liderazgo por su consistencia y sostenibilidad. En este sentido, es de destacar la consecución del preciado galardón de mejor plan de pensiones individual de 2016 en España para CI Multigestión, PP, otorgado por IPE (Investment & Pensions Europe).

Hemos reafirmado nuestra apuesta en la inversión en tecnología, que tiene su exponente en la Banca MOBILE, con el objetivo de potenciar la cercanía, atención y asesoramiento personalizado tanto en la relación presencial como en el entorno on-line. Además, parte de las inversiones también se han destinado a la mejora de la estructura de costes del servicio, sin olvidar los requerimientos regulatorios de las autoridades financieras. 

Caja de Ingenieros trabaja, desde la EACB (European Association of Co-operative Banks), para conseguir una mejor regulación financiera proporcional y ajustada a los riesgos intrínsecos que cada modelo de negocio financiero supone para la economía. Consideramos necesario evitar la distorsión que supone que nuestra Entidad tenga que asumir las mismas normativas concebidas para entidades sistémicas y con modelos de negocio que asumen un mayor riesgo que el nuestro.

Finalmente, quisiera recordar que estamos inmersos en el 50 aniversario del nacimiento de nuestra Entidad, un hecho histórico que queremos compartir con todos los socios que, durante todos estos años, nos han otorgado su confianza. Este hito nos debe servir para continuar con nuestro firme propósito de seguir trabajando para ofrecer el mejor servicio, atención y asesoramiento a la comunidad de socios, contribuir a la estabilidad financiera y crear valor compartido desde nuestro modelo cooperativo.

Me gustaría agradecer a todos los socios la confianza depositada en Caja de Ingenieros, la cual nos permite seguir creciendo año tras año. Quiero también dar las gracias al Consejo Rector, fiel garante de esa confianza; al equipo directivo de la Entidad; y a todos los empleados y profesionales que trabajan con nosotros, ya que sin su firme compromiso y su esfuerzo no habríamos conseguido mejorar año a año los retos que tenemos planteados. Seguiremos, todos juntos, construyendo un camino de éxito para hacer mejor al Grupo Caja de Ingenieros.

 

JOAN CAVALLÉ MIRANDA

Director General

 

< Carta del presidente El Grupo Caja de Ingenieros en cifras >